info@enperu.org +51 84231577

Ríos y Lagunas

Son cuatro los ríos que de norte a sur descienden en forma paralela y conforman la red hídrica del departamento de Ica. Éstos son el Chincha, el Pisco, el Ica y el Grande, todos ellos pertenecientes a la vertiente del Pacífico.

En su descenso desde las punas andinas, estos ríos toman una dirección predominante noreste sudoeste, razón por la cual el curso principal de todos ellos proviene de las alturas del departamento de Huancavelica, aun cuando el departamento de Ayacucho también colinde con Ica. De Ayacucho proviene el río Ingenio, que por la margen izquierda entrega sus aguas al río más meridional del departamento de Ica: el Grande.

Estos ríos, de régimen irregular, alcanzan la extensa llanura costera en un corto pero torrencial recorrido. Por lo irregular de su caudal, lo amplio del valle y el uso intensivo de sus aguas en los cultivos de vid, algodón y frutales, sucede que en los meses de invierno casi ninguno de ellos alcanza a depositar sus aguas en el Océano Pacífico. Este fenómeno se acentúa más por las características de clima y suelo del departamento, las que, por otra parte, han propiciado el desarrollo de una actividad agroindustrial bastante madura y que cada día requiere mayores cantidades de agua.

El río Chincha, el más septentrional de todos, tiene apenas 138 kilómetros de longitud y desciende de manera rápida desde las alturas de la laguna de Huichinga, en la provincia de Castrovirreyna, en Huancavelica. Todo su caudal es utilizado en el riego de cultivos de algodón y vid. Siete lagunas han sido represadas en la parte alta de su cuenca de 3 250 km2 para poder administrar esos valiosos recursos.

Laguna de Huacachina

Este mágico lugar ofrece las más enigmáticas dunas y una bella laguna, la cual posee un espejo de agua en tono verdoso. Huacachina es un nombre que está relacionado huacca (que en quechua significa llorar) y la expresión china (mujer), es decir, mujer que llora. La leyenda de este lugar da cuenta de una mujer que por llorar de amor se convirtió en sirena, quien, en las noches de luna llena, realiza sus cantos de amor.

La laguna u oasis Huacachina, es un oasis ubicado a cinco kilómetros al oeste de la ciudad de Ica. Su calma  nos incita a la pausa distendida. Es posible navegar sus tranquilas aguas, en bote o pedalón, es una primera opción para ponerse en contacto con la histórica laguna, rodeada de Palmeras, eucaliptos y huarangos característicos del lugar, los cuales circundan resguardando al caminante de un ardiente sol en cualquier época del año.