info@enperu.org

Puerto Inca

Provincia Puerto Inca

La provincia puerto inca, tiene como origen su nombre de las voces: Puerto.- Hermoso paraje, seguro y protegido de los vientos, donde las embarcaciones pueden fondear, cargar y descargar. Inca.- Soberano de la dinastía que gobernó el Imperio del Tawantinsuyo.

Época Pre-Inca

Los antiguos espacios de la provincia estuvo habitada por la tribu de los Campas, esto sustentado por los vestigios de cerámica, pinturas rupestres y petroglifos, halladas en diversas cuevas, teniendo como evidencia la Cueva de la Viuda (Puerto Inca).

Otros investigadores sostienen la presencia de la nación Yanesha, llamados también amaeshas o amages, por la zona sur-oeste de la cuenca del Pachitea.

No obviando también de los piros, cashibos, shipibos y conibos, quienes se dedicaron a la recolección, juntamente con la pesca y la caza de animales silvestres; posteriormente conocen la agricultura, teniendo como elementos esenciales la yuca, coca, maní, ají y frutas, otras actividades que desarrollan son la alfarería y la confección de armas como macanas, flechas, lanzas, etc.

Época Inca

No existe presencia o manifestación cultural dejada por el imperio del Tahuantinsuyo, debido a la espesura selvática, su difícil acceso, la condición climática y de las etnias salvajes que lo poblaron.

Por lo que no hay investigación al respecto, pero si escritos de la fallida conquista del Inca Huayna Cápac (1493-1525), a la selva huanuqueña, donde habitan diversas etnias que formaban la nación Rupa Rupa.

Época Colonial

En sus inicios estos territorios no fueron conocidos, no hubo ningún interés por parte de la corona española para su explotación. Años siguientes se considero las calzadas y las rutas fluviales que en tiempos pasados permitían comerciar a los pueblos andinos y amazónicos, tanto soldados como misioneros españoles realizaron expediciones entre 1553 y 1576, con el fin de catequizar los nativos y establecerlos en reducciones.

Una de ellas fue realizada por el fraile mercedario Diego Torres. El esfuerzo fue infructuoso por las epidemias y el constante repliegue de los grupos nativos hacia tierras más orientales. No hubo nuevos avances hacia oriente hasta que el Padre Francisco de Joseph organizó desde Huánuco, entre 1707 y 1715, una enérgica labor de influencia sobre amueshas, cashibos, shipibos, piros, conibos y asháninkas (también llamados Campas).

De Joseph fundó cinco misiones: Cristo Crucificado del Cerro de la Sal, Nuestra Señora de Quimiri, San Antonio de Enero, San Joaquín de Nijandaris y Purísima Concepción de Metrazo, todas ellas en territorio que entonces pertenecía a la jurisdicción de Huánuco y hoy está en las regiones de Pasco y Junín.

José Varallanos (1959: 179) detalla: “En 1742, los pueblos y misiones de las selvas de Huánuco, Tarma y Jauja, sufrieron una gran conmoción. El mestizo Juan Santos…, penetró por Huanta a la selva y sublevó las regiones del Gran Pajonal, Huancabamba, Cerro de la Sal y demás, contando con la adhesión de los curacas Bisabequi, Santobongori y otros. Diciéndose descendiente del último Inca ajusticiado por Pizarro, tomó el nombre de Atahualpa Apo Inca Huaynacapac; y predicó la guerra a los blancos y a sus costumbres; la destrucción de los pueblos fundados por las misiones; y ofreció la restauración del Imperio Inca.

En 1752 llegaron de España los 60 sacerdotes y 6 legos, que se distribuyeron en las misiones de Jauja, Cerro de la Sal, Huánuco y Cajamarquilla; con prohibición de ser empleados en pueblos de católicos, ya que habían sido traídos ex profesamente para la conversión de los infieles, a que se dedicaron”.

En una de las expediciones científicas más importantes a la selva huanuqueña, fue la de Hipólito Ruiz y José Pavón, empezando la travesía desde la ciudad de Huánuco el 12 de mayo de 1784, perdurando tres meses entre el río Pozuzo y el Huancabamba, utilizando como campamento la casa-hacienda de Macora, acompañados por los dibujantes Bruneti, Tafalla y Francisco Pulgar.

Pero lastimosamente el incendio de tal hacienda, deshizo sus colecciones, manuscritos y dibujos. Para enmendar esta desgracia, Ruiz y Pavón efectuaron 2 viajes (1785 y 1787) más desde Huánuco a Muña, y a Pillao y Chacahuasi. Cuenta Hipólito Ruiz en su ‘Relación histórica del viaje que hizo a los Reinos del Perú y Chile’: “En el tiempo que permanecimos en Pozuzo, acopiamos muchos frutos y semillas, varias especies de maderas y otras curiosidades naturales.

Se dibujaron unas 300 plantas, disecamos 314. Corregí unas 250 descripciones de las trabajadas en Cuchero, Chinchao y otras partes. Y describí al pie de 400 plantas”.

Época de La República

Al respecto José Varallanos (1959:630-131) explica: “Los gobiernos a mediados del siglo XIX, iniciaron la colonización de nuestras selvas y la apertura de las vías fluviales del Amazonas. A mérito de que, en 1841, el Prefecto de las Misiones del Ucayali, Fray Manuel Plaza que, en compañía de Juan Cimini, había explorado el río Pachitea y afluentes, y restablecido el pueblo de Pozuzo y descubierto un camino corto entre el Pozuzo y Pasco; el Presidente Castilla dió el Decreto de 25 de enero de 1845, protegiendo las misiones del Ucayali.

El propio Castilla promulgó la ley del Congreso de 24 de mayo de 1845, auspiciando las Misiones del Ucayali, botando 3,000 pesos mensuales para la apertura del camino Pasco a Puzuzo y de éste al puerto del Mairo, y declarando a los indígenas peruanos y a los extranjeros, propietarios de las tierras después de 20 años de posesión efectiva.

También Castilla dio la ley de inmigración de 1847, abonado una prima de 30 pesos por inmigrantes introducido para trabajos agrícolas, en cualquier zona del país. Alentados por las antedichas leyes, como por la propaganda que los representantes del Perú realizaron en Europa, se alistaron allá la venida de grupos de inmigrantes de diversas nacionales.

El Barón alemán Damian Schultz Cosme, contrató con el Gobierno peruano la traída de 13.000 alemanes, en 1853, y otros 10.000, 1855. El 27 de mayo de 1855 se embarcó, en Amaneres, la primera partida formada por 100 alemanes y 2002 tiroleses, con destino a las montañas de Panao y Pozuzo.

Desembarcando en Huacho, continuaron viaje a Muña – Panao – donde llegaron en setiembre del mismo año, y permanecieron hasta 1859. El 2 de julio de este año, partieron rumbo al Pozuzo, donde arribaron en número de 210 entre hombres, mujeres y niños; repartiéndose luego las tierras a lo largo del valle que forma el río de aquel nombre… Si bien el primer lote fue de gentes modestas, laboriosas y de religión católica, sufrieron las inclemencias del clima tropical -el paludismo, en especial- hasta degenerar la vitalidad racial.

La insalubridad del clima y la falta de comunicaciones, hizo que, en 1890, una parte de ellas marcharan a instalarse en Oxapampa, donde les fue más propicio. De otro lado, su orgullo racial hizo que se mezclaran entre familiares, agregándose este hecho a su estacionamiento. Apenas en los presentes años, sus descendientes se unen con mestizos e indios de Pachitea.

Empero, en 1886 ya existían 106 casitas con 543 pobladores, de éstos 287 hombres y 256 mujeres. Hoy viven en Pozuzo cerca de 300 habitantes que continua hablando tirolés”.

En noviembre de 1918 los espacios de la selva baja de Huánuco van a formar parte de la provincia de Pachitea. En 1926 durante el gobierno de Augusto B. Leguía, se inició la colonización por italianos, españoles y peruanos, por lo que se le llamó en honor al Presidente Puerto Leguía, iniciándose para lo cual la construcción de la carretera Huánuco – Puerto Leguía.

Con el derrocamiento de Leguía por el General Luis M. Sánchez Cerro, se le cambio de nombre por Puerto Inca, la obra de la construcción de la carretera fue paralizada. Posteriormente en el gobierno de Manuel A. Odría Amoretti, mediante R.S. de 3 de Diciembre de 1953, el Estado a fin de colonización y apertura de una vía carretera, otorga una concesión de 400,000 hectáreas de selva a la Corporación Norteamericana “Le Tourneau del Perú Inc.”; estas hectáreas se ubican entre los kilómetros 25 y 35 de la Carretera Tingo María – Pucallpa, región de Aguas Calientes, Pachitea – zona petrolífera- ; y cuyas condiciones estipuladas no las han cumplido la mencionada compañía.

Años siguientes se promulga la Ley N° 12640 de 2 de Febrero de 1956 que da nacimiento a los distritos de Puerto Inca y Honoria. De igual modo “La Peruvian Corporation”, empresa inglesa con inversiones en ferrocarriles, agroindustria y otras actividades y que era acreedora del Estado peruano, obtuvo la concesión de 500,000 hectáreas para cultivos diversos en territorio de la cuenca del Pachitea.

Puerto Inca, Tournavista y Honoria, sobre el Pachitea, fueron los puntos de llegada para los nuevos inmigrantes europeos. Lamentablemente, esto implicó apartar de sus tierras tradicionales a muchos grupos amueshas y ashánincas, que no tuvieron tierras definidas hasta la entrega de la Ley de Comunidades Nativas de 1974.

En el gobierno de Fernando Belaúnde Terry, en virtud de la Ley N° 23994 dado por el Congreso Nacional, siendo aprobada el 9 de Noviembre del 1984 y promulgada por el Ejecutivo el 19 de Noviembre del mismo año, fueron separados de la provincia de Pachitea los distritos de Puerto Inca y Honoria, para constituir a base de ellos y de tres distritos nuevos la provincia de Puerto Inca, con su capital la Villa de Puerto Inca.

La provincia se formó en base al principal Puerto de acceso hacia la Selva Central, desde donde se realizaba el comercio de madera, oro y productos de la región. Se constituye como provincia, conformada por 5 distritos: Puerto Inca, Codo del Pozuzo, Honoria, Tournavista y Yuyapichis o Llullapichis.

En la actualidad siguen perdurando costumbres de las comunidades nativas de los: Ashánincas y Shipibos-Conibos en los distritos de Honoria, Tournavista, Puerto Inca y Yuyapichis; como también las comunidades de los Yaneshas, Piros y los Cashibos-Catacaibos en el distrito de Codo del Pozuzo.

Ubicación Geográfica

La provincia de Puerto Inca, se encuentra en la parte Este y Nor-Este de la región Huánuco; en la margen izquierda de la Cordillera El Sira. Su clave de UBIGEO provincial es el Nº 1009.

Superficie

Tiene una extensión territorial de 9,913.94 Km2, representado el 26,87 % de la superficie total de la región; siendo su capital la Villa de Puerto Inca a 330 m.s.n.m.

Limites

Su área lindera: Norte, con las provincias de Padre  Abad y Coronel  Portillo (Ucayali); Por el Sur, con la provincia de Oxapampa (Pasco); El Este, con la provincia de Coronel Portillo; por el Oeste, con la provincia de Padre Abad; y por el Sur-Oeste, con las provincias de Leoncio Prado y Pachitea.

Topografia

Su territorio comprende la mayor parte de la región Omagua, parte de Rupa Rupa y Yunga Fluvial; con altitudes que van desde 200 m. hasta los 1,350 m.s.n.m. Su espacio es netamente selva con un relieve semi-accidentado, por lo que presenta: cordilleras, lomas, quebradas, valles, planicies, laderas, hondonadas, picachos; en su mayor parte son apropiadas para los cultivos permanentes y transitorios por su extensa llanura.

Puerto Inca, tierra tropical por excelencia conserva en su extenso territorio lluvioso, grandes porciones de bosques en los que el Estado ha iniciado ambiciosos programas de manejo de recursos: explotación maderera de manera sostenible, aprovechamiento de productos no forestales (palmito, resinas, plantas medicinales) y crianza de especies de importancia comercial.

Por la condición de sus suelos, la provincia se ubica dentro de la ecorregión Bosque Tropical Amazónico. El Dr. Antonio Brack Egg, en cuanto a los suelos de la ecorregión en mención indica: “Los suelos son muy heterogéneos, pero casi todos son de origen fluvial, es decir, provienen de los sedimentos arrastrados desde los Andes a través de millones de años y que han sufrido procesos de transformación, dando origen a diversos tipos de suelos”.

Los principales suelos son:

  • Rojos y amarillos, ácidos y de baja fertilidad natural (Ultisoles).
  • Jóvenes de perfil poco diferenciado y superficiales (Entisoles), que se encuentran en terrazas recientes.
  • Jóvenes con diferenciación en horizontes (Inceptisoles), que se encuentran en gran parte en zonas mal drenadas (aguajales).
  • Moderadamente fértiles y bien drenados (Alfisoles, Vertisoles, Molisoles).
  • Suelos muy infértiles arenosos (Spodosoles). Formados por arenas blancas y totalmente lavadas.

Por la alta precipitación y las altas temperaturas los suelos amazónicos son lavados y los nutrientes eliminados. Cerca del 85% de los nutrientes se encuentran en la biomasa (árboles y fauna). La materia orgánica es descompuesta rápidamente y los nutrientes reabsorbidos por las plantas. Es por esto que los suelos sin la cobertura boscosa se empobrecen con rapidez y pierden su fertilidad.

Clima

La provincia posee un clima cálido – húmedo y tropical. Su temperatura media anual es de 25º C. El calor generalmente es persistente durante las 24 horas y una humedad mínima de 70 a 80 %, con lluvias constantes, cuyo volumen bordea los 3000 mm. por año.

Flora y Fauna

Flora.- Plantas para industrializar: caucho, incienso, goma, palillo, vainilla, canela, cascarilla, coca, té, uña de gato; plantas medicinales: garpunya, ayahuasca, moena, chuchuhuasi, huito, copayba; árboles para madera: el cedro, rumula, lupuna, caoba, nogal, bejuco, tornillo, ishpingo, guayacán, jacarandá, entre otros. También abundan árboles frutales como la naranja, papaya, lima dulce, roja española, tangelo, pacae, zapote, cacao, mango, naranjito, toronja, anona, guanabana, plátano, guayaba, piña, etc.

Fauna.- Es propio de la selva la presencia de mamíferos, como el oso perezoso, sajino, tigrillo, otorongo, puma, añuje, picuro, venado, armadillo, sututo, muca, misho, rucupe, sachavava, huangana, ronsoco, mono choro, maquisapa, cotomono, carachupa, quirquincho, huarishauca, ardillas.

Entre las aves: el guacamayo azul, tunqui o gallito de las rocas, garza blanca, loro, pucacunga, perdiz, carpintero, guácharo, coeche, tucán, gavilán, paujil, etc. Reptiles como la boa, camaleón, jergón, iguana, charapa, mantora, motelo, shushupe, loro machaco, lagarto negro, cocodrilo, etc. En sus ríos abundan variedad de peces, como el paiche, bagre, paco, sábalo, anchoveta, carachama, palometa, súngaro, canero, anguila, pushi, dorado, corvina, doncella, etc.

Hidrográfica

El sistema hidrográfico de la provincia de Puerto Inca es regido por el avance del río Pachitea, uno de los mayores afluentes de la margen izquierda del río Ucayali; nace al sur de provincia con la unión de los ríos Palcazu y Pichis, en la selva de Oxapampa (Pasco).

El ancho de su lecho varía de 150 a 500 metros; su profundidad permite la navegación de embarcaciones. Otros ríos referidos a su potamología son: Ayamiria o Chinchihuani, Boncuyacu, Charapa, Churuyacu, Hitoyacu, Macuya, Mashioca, Mayantuyacu, Morocuya, Negro, Pacuyacu, Pata, Pintoyacu, Pozuzo, Pumayacu, San Alejandro, Santa Isabel, Santa Teresa, Semuya, Sira, Shebonya, Súngaruyacu, Llullapichis, Yanayacu.

Entre sus cochas o lagunas principales tenemos al: Charuya, Inturuya, Nueva Esperanza, Tipishca, todos en el distrito de Honoria. Destaca la presencia de fuentes termo-minero medicinales como de Aguas Calientes de Canchahuaya – Contamana, Mayantuyacu (Honoria) y de Baños (Tournavista).

EN Perú Anuncios

Ofertas de viajes en Lima

Si pasas por Lima tenemos los mejores tours en la capital del Perú a los mejores precios

Mas info

EN Perú Anuncios

La Montaña de 7 Colores te espera

Uno de los lugares más visitados en los últimos años espera por ti, tenemos los mejores programas para conocer la Montaña de Colores en Cusco

Mas info

EN Perú Anuncios

Inti Raymi 2019

Viaja a Cusco Peru y conoce la fiesta del Inti Raymi 2019 en la tribuna naranja con la mejor agencia de viajes del Cusco

Mas info

EN Perú Anuncios

¿Buscas un hotel en Cusco?

La mejor alternativa para hospedarse en Cusco, el hotel Principe III en la ciudad del Cusco te espera para hacer de tu alojamiento el mejor. Reserva ahora

Mas info