info@enperu.org

Chullachaqui

LAS CARACTERÍSTICAS DEL DUENDE AMAZONICO O “CHULLACHAQUI”

a. Sus atributos

El duende amazónico o “chullachaqui” es la entidad guardiana del bosque; los indígenas y los moradores colonos de las zonas rurales le conocen como “la madre del bosque” y le tienen mucho respeto y temor. Este ser habita en el interior del bosque y solo se les presenta a las personas que están solitarias y caminando por las trochas o senderos del bosque, las mismas que a primera vista no lo reconocen, debido a que generalmente se le aparece a la víctima transformado en una persona conocida.

Como dueño de los recursos del bosque el “chullachaqui”, castiga o premia al que considere merecedor de alguna de estas dos decisiones. Una de las formas más comunes de interacción con el ser podría ser considerada negativa para el afectado, debido a que generalmente, el duende lo hace extraviar en el bosque durante días, semanas o meses, pero sin dañarle físicamente. Otros contactos negativos pueden ser muy graves, como los casos donde el ser ha demostrado mucha agresividad, al golpear y casi matar a la persona afectada.

Algunas interacciones pueden ser positivas. El duende se le presenta a una persona, le brinda amistad y le premia con recursos del bosque; en especial haciendo que la caza de animales silvestres sea abundante para el premiado; pero siempre y cuando éste no divulgue a nadie las razones de su buena suerte; previamente el duende advierte al premiado, asegurándole que si divulga esa benéfica relación, perderá para siempre dicho beneficio. También el duende ha demostrado signos infantiles al gustar mucho de jugar con los niños o de secuestrarlos (“robarlos”), llevándolos al interior del bosque, pero sin causarle daños físicos o morales.

b. Sus características físicas

Las personas que han tenido la oportunidad de verlo, afirman que tiene la forma de un ser humano pequeño (de 1 y 1,5 metros de altura), de cuerpo robusto; vestido con ropa muy vieja, gastada o hecha harapos, de color sucio casi parecida al color de la hojarasca. Los pocos que han logrado ver su rostro dicen que tiene una nariz grande, con bellos en el rostro y arrugado como el de un anciano, las orejas puntiagudas y los ojos rojos.

La mayoría de los testigos afirman que usa un gran sombrero de paja que cubre su cabeza, el mismo que casi no deja ver su rostro.

La característica mas importante de este ser, es la presencia de un pie humano y el otro pie correspondiente al de un animal (venado, sajino, tortuga motelo, etc.), razón por la cual se le llama “chullachaqui” (chulla = falso; chaqui = pie). Este nombre es propio de la Región de Madre de Dios y de las provincias colindantes que corresponden al Cuzco. Pero también se conoce con este nombre en Tingo Maria, Loreto y Ucayali.

UN ACERCAMIENTO A LA COSMOVISION FORESTAL

1. El duende protector del bosque

Se le atribuye al “chullachaqui” ser el dueño del bosque o “la madre del monte”; tanto nativos como colonos tiene esta afirmación y en la mayoría de los casos, las expresiones respecto a él son de respeto y temor.

El “chullachaqui”, es el ser que cuida al bosque, a las plantas y a los animales; el cura a los animales heridos, castiga a los que talan los árboles y cazan animales por ambición; pero también otorga estos recursos de forma generosa a las personas que son justas o que son de su agrado.

2. Respeto y pagos al duende

Debido a la fuerte creencia de que el “chullachaqui” es el dueño o la “madre del bosque” y de todos sus recursos, es que algunos usuarios forestales optan por realizarle “pagos”; los cuales consisten en depositar en el suelo, al pie de los árboles o de alguna manera, objetos de consumo como botellas de licor, hojas de coca, tabaco y cigarros.

Esta concepción del “pago” es muy fuerte en algunas personas, en especial de algunos patrones de los campamentos forestales, quienes realizan el ritual del “pago”; durante el cual le solicitan les otorgue el recurso natural (incluida la cantidad) que necesitan (sobretodo madera, pero también puede ser carne de animales silvestres), retirándose del bosque luego de obtenerlo y sin coger mas de lo solicitado.

3. Encarnación de niños abortados

La visión que se tiene del duende, sobretodo entre las personas de las zonas urbanas (ciudad) es que son espíritus de niños muertos o abortados y no bautizados, que deambulan como alma en pena.

EL DUENDE EN OTRAS REALIDADES GEOGRAFICAS

Según menciona la literatura la palabra Duende deriva del árabe “duar”, que significa “el que habita”, “el habitante”, y es definido de la siguiente forma:

“?..Estos seres minúsculos suelen vivir en los bosques, quizás por ser el escondite perfecto para ellos. En cuanto a su personalidad son totalmente impredecibles. De momento son tímidos, discretos y silenciosos para que nadie pueda notar su presencia, pero otras veces son ruidosos y les gusta usar las cosas de los humanos para jugarles bromas a veces un poco pesadas. Suelen ser muy nobles y serviciales pero también hay algunos que pueden ser bastante maliciosos?” (Alterguìa, 2001).

Otra publicación define a este ser de la siguiente manera: “Los duendes son seres sobrenaturales, sin alma y de estatura menuda variable entre los 30 cm y el metro de altura. Tienen una actitud generalmente benévola con los seres humanos, para los que realizan trabajos domésticos o en los campos a cambio de un poco de comida. La mayoría de los duendes habitan en el bosque, teniendo como vivienda el interior de algún árbol o, incluso, en el subsuelo de la tierra, dentro de algún habitáculo o cavidad.

Sus costumbres son nocturnas y poseen un carácter extremadamente susceptible que les conduce a adoptar actitudes despectivas u hostiles contra los hombres que les ofenden. Tienen habilidades tales como mimetizarse, hacerse invisibles, pasar por el ojo de la cerradura, imitar los sonidos de los animales y hacerse sentir, tocando a un ser humano con sus manos, produciéndole un escalofrío.

 

EN Perú Anuncios

Mas info

EN Perú Anuncios

Mas info

EN Perú Anuncios

Mas info

EN Perú Anuncios

Mas info
Danzas del Peru