info@enperu.org

Padre Abad

La Provincia de Padre Abad es una de las cuatro que conforman el departamento de Ucayali, bajo la administración del Gobierno regional de Ucayali en el Perú. Limita por el norte con el departamento de Loreto; por el este con la Provincia de Coronel Portillo; y, por el sur y por el oeste con el departamento de Huánuco.

Su nombre honra al religioso español Francisco Alonso de Abad, fraile franciscano explorador del río Aguaytía y el primero en hacer contacto con los nativos cashibos en el siglo XVIII.

Desde el punto de vista jerárquico de la Iglesia Católica, forma parte de la Vicariato apostólico de Pucallpa.

Historia

El territorio de la Provincia de Padre Abad desde tiempos inmemoriales fue habitado por indígenas del grupo Cashibo descendientes de la familia lingüística Pano de quienes se dice fueron antropófagos y feroces guerreros. También estuvo habitado por otros grupos etnos – lingüísticos entre ellos: Shipibo, Conibo, Shetebo, Cacataibo y Carapacho.

Los grupos Shipibo y Conibo ocupaban la zona adyacente al río Ucayali, mientras que los Carapacho y Cashibo estuvieron afincados en la parte alta de los ríos San Alejandro, Aguaytía y sus afluentes. Los grupos étnicos convivían en conflictos, sus fronteras de ocupación dependían de los avances y repliegues de los enfrentamientos armados que sostenían. En 1 726 el sacerdote Franciscano Simón Jara descubre las Pampas del Sacramento. Entre los años 1727 y 1736 los misioneros hicieron los primeros contactos con los indomables indígenas Cashibos. Su historia está ligada a la existencia de un abra natural (Boquerón) en la Cordillera Azul, descubierta por el padre Francisco Alonso de Abad el 25 de Mayo de 1,757 encontrándose en busca de una ruta que acortara las distancias entre los ríos Huallaga y Ucayali en lugar de dar el rodeo por el Pozuzo o seguir las corrientes del Huallaga e introducirse por el norte de este río a la cuenca del Ucayali. Para esta hazaña el misionero partió del pueblo de San Antonio de Cuchero (hoy la ciudad de Tingo María) navegando los ríos Huallaga y Tulumayo, atravesando la Cordillera Divisoria llegó a los 8 días a un paraje en terreno quebrado de donde se divisa el río Yuracyacu que serpenteando entre los cerros, sale a las Pampas del Sacramento.

Gracias a las memorias del padre Francisco Alonso de Abad, quien manifiesta en sus relatos la existencia de “un boquete abierto que da salida a un arroyo en terreno quebrado de impresionante y majestuosa altura, estrecha garganta y verticales taludes rocosos”; que casi a las 2 centurias en el año 1,937 una expedición dirigida por el Ing. Augusto Coz Sarria y Alfonso Bernoz partiendo de Tingo María logró su redescubrimiento lo que facilitó la construcción de la carretera Tingo María – Pucallpa. Fueron el Ing. Federico Basadre – Director Nacional de caminos y el franciscano José Ignacio Aguirrezabal Párroco de Pucallpa, los principales artífices. Entre los años 1,880 y 1,915 durante la “época de la explotación del caucho”, las cuencas de los ríos Aguaytía y San Alejandro se constituyeron en frentes extractivos produciéndose la incorporación violenta de la población indígena a la economía cauchera.

Por insuficiencia de mano de obra indígena para la extracción de este recurso, las empresas recurren a la mano de obra de la población de ceja de selva y sierra suscitándose la primera ola de migración a la zona. Al final del boom cauchero gran parte de los inmigrantes se establecieron en forma dispersa en las riberas de los ríos dando origen a la “población ribereña – mestiza”. Aguaytía, capital de la Provincia empezó a poblarse como caserío en el año 1914 con la llegada de sus primeros moradores mestizos, don Felipe Donayre, Antonio Mendoza y Antonio Quesada. Entre los años 1940 – 1943 se construyó la carretera Federico Basadre integrando a las 3 regiones naturales del Perú: Costa, Sierra y Selva. A partir de entonces en este espacio físico se inicia un proceso socio – económico dinámico con el crecimiento demográfico vertiginoso de la ciudad de Pucallpa que en poco tiempo se convirtió de un caserío, en la segunda ciudad amazónica más poblada. El proceso migratorio no solo tuvo como destino la ciudad de Pucallpa si no todo el eje de la carretera Federico Basadre, incluyendo sus ramales secundarios.

La Provincia de Padre Abad se creó políticamente en el segundo gobierno del Presidente Fernando Belaúnde mediante Ley Nº 23416 del 1 de junio de 1982, conjuntamente con las Provincias de Atalaya y Purús fijándose los límites definitivos del departamento de Ucayali.

Geografía

División política de Ucayali.

La provincia tiene una extensión de 8 822,50 km²

El ámbito de la provincia de Padre Abad, se extiende desde el flanco oriental de la cordillera de los andes (sector comprendido dentro de la cuenca del río Aguaytía) hasta el Caserío Andrés Avelino Cáceres en el Distrito de Curimana, estando conformado por las unidades geográficas que son la cuenca del río Aguaytía y la subcuenca del río San Alejandro, los mismos que se subdividen en pequeñas micro cuencas, cuyos espacios en algunos casos representan los ámbitos distritales.

La provincia de Padre Abad está ubicada en la selva oriental y al Noroeste de la Región Ucayali. Sus coordenadas geográficas se sitúan entre 09º02´13” latitud Sur y 75º30´12” de longitud Oeste en el meridiano de Greenwich, a una altitud de 250 msnm.

Atractivos Turisticos

Aguaytía

A 161 km de Pucallpa por la carretera Federico Basadre.

Cuenta con dos puentes colgantes de 800 metros de longitud que atraviesan el río Aguaytía. Uno de ellos fue construido entre 1939-1942 y ambos son considerados los más

largos del Perú. Desde un moderno malecón se pueden observar embarcaciones típicas que arriban y parten hacia distintas comunidades nativas de las etnias Cacataibo y Shipibo-Conibo. Los paisajes naturales son propios de la ceja de selva, de naturaleza montañosa, con estrechos y profundos valles de pendientes pronunciadas; a lo lejos se divisa un tramo de la Cordillera Azul.

Boquerón del Padre Abad

A 183 km de Pucallpa (4 horas en bus) o a 22 km de la localidad de Aguaytía (20 minutos en auto).

Ubicado en la Cordillera Azul (llamada así por el color que ofrece de lejos) y es el único paso erosionado por el río Yuracyacu, afluente del río Aguaytía, que presenta paredes rocosas de más de 100 metros. A lo largo de este corredor de 2 millas de longitud se observan alrededor de 70 caídas de agua cristalinas y frías; las más caudalosas son la del Velo de la Novia y la Ducha del Diablo. Es posible observar pinturas rupestres en algunas rocas y sus bosques de neblina albergan una gran biodiversidad. El Boquerón fue descubierto en 1757 por el padre Francisco Alonso de Abad y facilitó la construcción de la carretera Federico Basadre.

El Velo de la Novia

Boquerón del Padre Abad – Cordillera Azul

Es la caída de agua más caudalosa de la zona. Sus aguas frías y cristalinas inician su descenso desde las montañas; un primer salto de 40 m evacua sus aguas por un canal angosto, que da inicio a un segundo salto de unos 60 m, el mismo que va ensanchándose hasta alcanzar un promedio de 6 m a la altura de la poza de aguas verdes, que desembocan, finalmente, en el río Yuracyacu. Está rodeada por exuberante vegetación donde predominan helechos, begonias, orquídeas y palmeras, que cuelgan desafiando la gravedad.

La Ducha del Diablo

Boquerón del Padre Abad – Cordillera Azul

Tiene un promedio de 100 m de altura de un solo salto. Sus aguas frías y cristalinas bañan una gran roca, donde la naturaleza ha tallado una suerte de rostro semejante a un ser diabólico. La caída forma una poza de unos 10 m2 y hay un mirador cercano desde donde se puede observar el río Yuracyacu.

Estación Experimental Alexander Von Humboldt

A 86 km de Pucallpa por la carretera Federico Basadre

Tiene 1766 ha de bosque húmedo tropical y posee una gran diversidad biológica, donde destacan especies maderables de 200 años, que alcanzan hasta 60 m de altura como la caoba, tornillo, moena, requia, capirona, cedro, aceite caspi, catahua, lupuna y almendra, entre otros. También hallamos clavo huasca, jergón sacha, uña de gato, sanango y otras plantas medicinales, así como palmeras, bambú, orquídeas, helechos, lianas y hongos.

La estación es hábitat de una gran diversidad de fauna silvestre amazónica como guacamayos, loros, paucares y perdices; serpientes como jergones, loros machacos, boas y afaningas; mamíferos herbívoros como sajinos, añujes y huanganas; además de mariposas, insectos y murciélagos.

Caída de Agua Santa Rosa

Desde Villa Aguaytía, por la carretera Federico Basadre, se llega al caserío Santa Rosa (2 horas y 30 minutos en auto) ; una caminata por terreno accidentado desde el caserío (1 hora) lleva a la caída de agua Santa Rosa, Rodeada de exuberante vegetación, así como de animales propios de la zona, esta caída tiene 150 m de altura aprox. y forma una poza de 10 m2 en la que suele observarse la formación de dos arco iris.

Caseríos La Punta – Centro Yurac – Shambillo

En esta zona se pueden observar distintas formas de cultivo de frutas en los diversos pisos altitudinales de la región. Desde Villa Aguaytía, por la carretera Federico Basadre (7 minutos), se llega al caserío La Punta, en el que se encuentran las plantaciones de palmito y piña. En el caserío Centro Yurac, en la ribera del río del mismo nombre, se pueden visitar plantaciones de cacao, camu camu, papayas y plátano. El caserío Shambillo cuenta con plantaciones de palma aceitera.

Comunidad Nativa Puerto Azul

Desde Villa Aguaytía se navega por el río Aguaytía (1 hora y 30 minutos en bote a motor).

El trayecto permite contemplar la Cordillera Azul y observar plantaciones de diversas frutas como papayas y plátanos, entre otras. Una vez en la comunidad nativa de Puerto Azul, de la etnia Cashibo-Cacataibo, los visitantes pueden apreciar su artesanía, vestimenta típica, costumbres, gastronomía, además de su lengua nativa. En las cercanías se observan especies de flora y fauna silvestres aprovechadas por los nativos para su subsistencia.

Comunidad Nativa Sinchi Roca

Desde Villa Aguaytía se arriba al pueblo de San Alejandro por la carretera Federico Basadre (2 horas en auto); luego se navega en deslizador por el río San Alejandro, hasta la comunidad nativa Sinchi Roca (2 horas en bote a motor) , de la etnia Cashibo-Cacataibo. Los pobladores conservan costumbres ancestrales (vestidos, bisutería, armas de caza y pesca, gastronomía) y su lengua nativa. Diversas trochas permiten observar la naturaleza de la zon

EN Perú Anuncios

La Montaña de 7 Colores te espera

Uno de los lugares más visitados en los últimos años espera por ti, tenemos los mejores programas para conocer la Montaña de Colores en Cusco

Mas info

EN Perú Anuncios

¿Buscas un hotel en Cusco?

La mejor alternativa para hospedarse en Cusco, el hotel Principe III en la ciudad del Cusco te espera para hacer de tu alojamiento el mejor. Reserva ahora

Mas info

EN Perú Anuncios

¿Buscas un hotel en Cusco?

La mejor alternativa para hospedarse en Cusco, el hotel Principe III en la ciudad del Cusco te espera para hacer de tu alojamiento el mejor. Reserva ahora

Mas info

EN Perú Anuncios

Inti Raymi 2019

Viaja a Cusco Peru y conoce la fiesta del Inti Raymi 2019 en la tribuna naranja con la mejor agencia de viajes del Cusco

Mas info