info@enperu.org +51 84231577

Restos arqueológicos de Narihualá

Restos arqueológicos de Narihualá

(Fortaleza de Narihualá)

Ubicación

la fortaleza de Narihuala, se encuentra a 5 kilometros al sur del distrito de Catacaos, en el poblado de Narihuala, en un promontorio que se ha venido denominando, cerro de Narihualá.

Descripción

En realidad, este lugar no es un accidente orográfico, sino de una monumental fortaleza-templo de 40.000 m2 construida toda de adobe y barro, que al sufrir el efecto del tiempo, de los saqueos y de la erosión de las lluvias, sobre todo las caídas en1925, le hicieron perder su originaria apariencia externa y tomarla de un cerro. Algo parecido en Poechos con el llamado cerro Fortaleza.

En Jacobo Cruz, esta pasión por conocer el pasado histórico de su pueblo, le venia familia, pues en 1891 José Manuel Cruz Zapata, también hizo investigaciones y estudios de esta fortaleza, acompañando a la arqueóloga alemana Teresa Golte. El conjunto en su origen habría sido un inmenso rectángulo amurallado, con latas paredes de adobe, que en uno de sus cuatro frentes tenía dos atalayas o torreones. Uno de ellos destinado afines religiosos, en donde según Cruz Villegas se adoraba al dios Walac y el otro para fines guerreros, que era la fortaleza propiamente dicha.

La fortaleza tenía la forma de las pirámides parecidas a las aztecas y mayas, ósea plataformas rectangulares y truncadas. En la de Narihualá eran cuatro. Entre plataforma y plataforma habían escalinatas, que conducían desde la parte exterior de la primera plataforma hasta la más alta. Esto es lo que confunde, porque este fácil acceso deja desguarnecido todo el imponente conjunto. Del templo también se puede seguir y ascender a la primera plataforma de la fortaleza, mediante una larga escalera interna de 2.5 metros de ancho, que está construida entre una serie de ambientes que dan unos hacia el exterior y los otros hacia un gran patio interior.

La escalera como se puede apreciar en el croquis que hizo Cruz, está debidamente protegida. Los ambientes compuertas hacia adentro, podían servir de carceletas y también para almacenes. Los exteriores, para tiendas o alojamiento. Adosados internamente a la fortaleza, hay cuatro grandes ambientes compuertas al patio.