info@enperu.org +51 84231577

Fundación

Historia de Moquegua

Investigaciones arqueológicas señalan claramente que Moquegua estuvo siempre ligada con el altiplano del lago Titicaca, desde el Horizonte Temprano y Medio con la cultura Pucará y la cultura Tiahuanaco respectivamente y con los grupos étnicos tardíos Colla y Lupaca. Santa Catalina de Guadalcazár. Así nombraron los españoles a ese enclave ubicado en uno de los valles más fértiles de la costa sur peruana. En él, y dadas las características de su amable clima, los conquistadores pudieron cultivar amplios viñedos y cosechar sus generosos frutos. Ya en las postrimerías de la colonia, la ciudad tomó el nombre de Moquegua, mismo del departamento en el que se ubica, luego comenzó un progresivo desarrollo que la ha llevado a convertirse en uno de los principales focos de producción agraria del país. Famosa aún por la calidad de sus vinos y piscos (aguardiente de uva), Moquegua ofrece innumerables atractivos al turista: ya en su Plaza de Armas puede observarse una pileta diseñada por el ingeniero francés Gustave Eiffel, o la Iglesia Mayor en la que se venera de cuerpo presente a Santa Fortunata, mártir de los primeros siglos del cristianismo. C Internándonos en el departamento, nos encontramos con provincias tan disímiles como Torata, cuyas viviendas ostentan aún los pintorescos techos de mojinete y se ubican a la sombra de imponentes molinos de piedra, o el puerto de Ilo, principal embarcadero industrial y turístico del sur del Perú. Allí, y en todo el departamento, se puede disfrutar de la tradicional “patasca” (sopa de maíz, hierbabuena y menudencias), del chupe de camarones, o de deliciosos postres característicos de la zona, como el manjar blanco, el alfajor de penco y las tortas de maíz. Aromas y sabores que hacen de Moquegua un lugar inolvidable

La Batalla de Moquegua

Fue un encuentro bélico de la guerra de independencia del Perú, que tuvo lugar el 21 de enero de 1823 en las inmediaciones de la villa de Moquegua, capital del departamento del mismo nombre, durante este enfrentamiento el Ejército Libertador del Sur al mando del general argentino Rudecindo Alvarado fue completamente destruido por el Ejército Real del Perú al mando del general José de Canterac. Al final de esta campaña, que significó un serio descalabro para los independentistas, de los 4.300 hombres que partieron de Lima solo retornaron aproximadamente 1.500..

Fuerzas Enfrentadas

Fuerzas Realistas

Fuerzas Patriotas

Atecedentes

Tras la batalla de Torata el ejército unido habíase retirado a la villa de Moquegua con la intención de reorganizar sus fuerzas, por el lado realista no se pensaba dejar escapar una victoria que se tenía como segura de tal manera que tras recibir los refuerzos de la división del general José de Canterac, el ejército real pasó a la ofensiva.

A las 8 a.m. del día 21 de enero los realistas avistaron al ejército unido que imposibilitado de continuar la retirada había formado en batalla teniendo su izquierda apoyada en las casas de Moquegua y extendiendo su línea en la prolongación de un barranco a trechos escarpado y pedregoso, el camino de herradura que atravesaba el barranco y que constituía el centro de la línea del general Alvarado había sido convenientemente protegido por su artillería no así la derecha de su línea formada por una arida elevación que se encontraba desguarnecida. Para atacar, el general en jefe José de Canterac formó al ejército real en dos divisiones, la primera a ordenes del brigadier Valdés debía marchar ocultandose tras una colina por la derecha enemiga, atravesar el barranco y posicionarse de la elevación mencionada a fin de flanquear a los independentistas mientras que él junto al general Monet al mando de la segunda división avanzarían de frente en columnas paralelas buscando concentrar el fuego enemigo y permitir a Valdés ocupar la posición indicada.

Batalla de Los Ángeles.

La Batalla de Los Ángeles fue una acción militar entre fuerzas chilenas y peruanas durante la campaña de Tacna y Arica en el marco de la Guerra del Pacífico, ocurrida el 22 de marzo de 1880. Las fuerzas chilenas dirigidas por el Comandante en Jefe Manuel Baquedano derrotaron a las tropas peruanas bajo el mando del Coronel Andrés Gamarra apostadas en el cerro Los Ángeles y sus alrededores.

Fuerzas Enfrentadas

Ejercito de Chile

Ejercito del Peru

Antecedentes

El ejército chileno envía a la I División en una expedición con rumbo a Ilo y Pacocha para enfrentar al emplazamiento peruano en Moquegua. El 1 de enero de 1880, el pueblo fue entregada por los extranjeros residentes a las tropas chilenas. Entre el 18 y 25 de febrero, se embarcan en Ilo 9.500 soldados que formaban 3 divisiones, quedando otra división en Pisagua esperando el retorno de los transportes. El convoy llega a destino el 26 de ese mes, desembarcando 5.000 efectivos el primer día y los restantes 4.500 desembarcan al día siguiente sin resistencia. El mando chileno decide una expedición a Mollendo al mando del Coronel Orozimbo Barbosa. La expedición destruye la ciudad y en Mejía la línea del ferrocarril en Mollendo para embarcarse el 11 de marzo. Soldados ebrios del 3º de Línea saquean e incendian Mollendo antes de retirarse. El ejército peruano, que mantenían el control del territorio con el I Ejército del Sur, mejoraba las defensas de Arica, que había sido convertida en un puerto fortificado por orden del Presidente Prado en abril de 1879, y coordinaban la defensa de Tacna con las fuerzas aliadas que regresaban desde Tarapacá y otras bolivianas provenientes de La Paz. El II Ejército del Sur de 4.000 hombres se encontraba en Arequipa al mando del Coronel Segundo Leiva. En Lima, el 23 de diciembre de 1879, Nicolás de Piérola da un golpe de estado derrotando a las tropas de González de la Cotera leales al Presidente Prado. Luego cambia los mandos militares por sus propios coroneles pierolistas que eran civiles. A mediados de febrero de 1880, un cuerpo de ejército chileno de unos 10.000 hombres, desembarcó en Ilo en el Departamento de Moquegua, al norte de Tacna, Piérola decide no enviar al II Ejército del Sur que se encontraba en Arequipa al norte deMoquegua. En cambio envía al coronel Andrés Gamarra, afín politico, para tomar las fuerzas del Sur. Gamarra parte de Lima y llega a Moquegua reuniendo los batallones recien formados en Cuzco y Puno, asi como toma el control de los formados en Moquegua. El día 12 de marzo, una división chilena de 4.000 hombres al mando del General Manuel Baquedano se dirige a Moquegua, que ocupa sin oposición.