info@enperu.org +51 84231577

Distrito de Urarinas

El pueblo urarina se autoidentifica como kacha edze, que significa ‘gente’. Este pueblo, asentado principalmente en el departamento de Loreto, constituye el único pueblo con una lengua de la familia shimaco. La población de las comunidades autoidentificadas como urarina se estimaba en 4854 personas.

Este pueblo ha sido relacionado con el pueblo chamicuro, con el que compartirían características culturales, debido a que un grupo del pueblo urarina, denominado itucali, emigró hacia el territorio del pueblo chamicuro luego de la llegada de los españoles.

Historia

Las evidencias históricas de la presencia de los urarina se remontan a la época de la Colonia, cuando se describen los primeros contactos que los misioneros tuvieron con este pueblo, con el establecimiento de las misiones de Mainas. Al respecto, se conoce que los misioneros jesuitas constituyeron una misión para el pueblo urarina en 1738, ubicada en la cabecera del río Chambira (Chirif y Mora 1976). La misión se trasladaría varias veces antes de terminar el siglo XVIII, debido a su reducida población.

El período de auge de la extracción del caucho, entre fines del siglo XIX e inicios del siglo XX, afectó de manera importante la forma de vida de este pueblo. Una gran parte de la población urarina fue esclavizada y trasladada a asentamientos situados a lo largo del río Marañón, en donde fue diezmada a causa de epidemias. Otra parte escapó hacia la cabeceras del río Chambira, dispersándose.

Con respecto a la situación de los urarina durante el siglo XX, en la década de 1950, habría ocasionado la desaparición de un gran número de urarinas. Por otro lado, la década de 1970 se caracterizó por una mayor demanda de productos manufactureros que involucró a los urarina en relaciones comerciales, y que habría sido consecuencia de la exploración en petróleo en la zona.

Instituciones Sociales, Economicas y Politicas

Alberto Chirif y Carlos Mora (1976) señalaron, en la década de 1970, que la agricultura, la caza y la pesca eran las principales actividades económicas del pueblo urarina. En relación a la caza, tradicionalmente, los urarina la practicarían de forma individual, empleando herramientas producidas por ellos mismos, como la cerbatana o pucuna.

Los urarina tienen entre sus principales cultivos el maíz, la yuca, el maní, el camote, el zapallo, la cocona y el tabaco. Asimismo, Daniel Morales (2004) sostiene que los urarina también se han dedicado a la comercialización de carne seca de animales de monte y de pescado a través comerciantes mestizos. Por otro lado, el Instituto Lingüístico de Verano (ILV 2006) ha señalado que los urarina se dedican, además, a la venta de plátanos, gallinas, madera y arroz.