info@enperu.org +51 84231577

San Ramon

Historia

Al respecto hay que señalar que la información histórica está muy dispersa y los textos del reconocido Fray Dionisio Ortiz no han sido elaborados con una metodología histórica adecuada; dicho autor, si bien es cierto hizo una destacadísima labor de acopio de información, esta se encuentra dispersa, no clasificada, y muchas veces imprecisa o redundante; a ello hay que agregar el enfoque propio y válido, resultante de su condición de misionero católico. Aunque con ello se pretende hacer valedero e indiscutible sólo un punto de vista unilateral, desdeñando otras apreciaciones y puntos de vista. El lado positivo, es que es el único que tuvo a cargo la enorme tarea de escribir los pormenores y detalles del pasado de la selva central a través de los numerosos tomos que abarca la historia de San Ramón, Perené, Chanchamayo, Satipo y Oxapampa. Por ello, se recomienda promover el rescate histórico de numerosos textos, testimonios gráficos existentes a fin de catalogarlos, ordenarlos y difundirlos hacia la colectividad.

No obstante las limitaciones, ha sido posible esbozar la reseña siguiente:

En 1635, año en que fray Jerónimo Jiménez funda la primera misión que denominó San Buenaventura de Quimiri, cerca de donde luego se fundaría la actual ciudad de La Merced; por ello, los lugares aledaños fueron explorados, en busca de terrenos apropiados para la construcción de misiones y reducciones, desencadenandose el desplazamiento de las poblaciones indígenas originarias hacia nuevos territorios que pudieran garantizar su supervivencia. El Convento de Santa Rosa de Ocopa, tuvo una enorme importancia en la historia de la selva central, pues como seminario de misiones, sirvió para planificar y ejecutar diversas entradas con el objeto de establecer nuevas conversiones. Para inicios del siglo XVIII, en las quebradas de Oxabamba, Quimiri, Nijandaris y lugares aledaños, ya se habían asentado algunas haciendas de colonos, que se dedicaban principalmente al cultivo de la caña dulce, tabaco, cacao, coca y café. A partir de entonces se introdujo en la región especies ganaderas y actividades manufactureras como la herrería, la carpintería, etc. En 1742, estalla la rebelión de Juan Santos Atahualpa, que fue apoyado por numerosos ashánincas, yáneshas así como algunos españoles y andinos prófugos de la justicia. El mítico caudillo logra la completa expulsión de todos los misioneros y colonos que se habían asentado en la región. Desde 1756, año en que se calcula la desaparición de este caudillo, hasta 23 años más tarde, no se establece ningún ingreso foráneo. Luego de esa fecha, los primeros colonos andinos provenientes de Tarma, hacen sus incursiones desde Palca, en donde construyen un fuerte; temiendo una incursión de los denominados “chunchos” o “infieles”; pero al poco tiempo el fuerte es abandonado. En 1774 los pobladores de Tarma empiezan a expandirse hacia “la montaña”, para lo cual se reconstruye el fuerte Palca.

Ya en el siglo XIX, la colonización europea impulsada por el Estado e iniciada durante el gobierno de Castilla, marca el inicio de un largo proceso que termina por afectar completamente a los pueblos indígenas; de esa manera se establece una política de inserción de la Amazonía a la economía nacional. A partir de 1849, se dictaron una serie de leyes favorecedoras de la colonización e incluso de la inmigración europea y asiática hacia la selva, en la que se establece la adjudicación de tierras expoliadas a los nativos.

En 1865, ingresa a San Ramón un grupo de inmigrantes chinos, que inicialmente fueron empleados en algunas haciendas, aunque pronto se independizaron estableciendo sus propias parcelas dedicadas al cultivo de caña de azúcar, frutas y café, así como la explotación pecuaria; pero sobre todo se destacan en las actividades comerciales.

El notorio progreso de las Haciendas Chalhuapuquio, Naranjal, La Auvernia y otras, animó a los nuevos colonos, que con el apoyo militar continuaron la colonización al interior del valle, fundándose La Merced en 1869, iniciándose el ingreso de colonos europeos, algunos de los cuales se asientan en el distrito sanramonino.

La creación política del distrito se produce el 14 de noviembre de 1908, a través de la Ley Nº 0820, promulgada por el Presidente Augusto Leguía. El nuevo distrito formará parte de la provincia de Tarma, que en ese entonces abarcaba el territorio de la actual provincia de Chanchamayo.

En 1927, el entonces teniente 2° Leonardo Alvariño y Herr, logró realizar el primer vuelo de Lima (Ancón) a San Ramón, piloteando un pequeño biplano de cabina abierta Krystone de 220 HP en 2 horas y 40 minutos; este vuelo constituyó un récord de altura al remontar la Cordillera de los Andes por el monte Meiggs (5,080 m.s.n.m.) y permitió abrir la ruta aérea que el Perú necesitaba para comunicar Lima con Iquitos, vía San Ramón por lo cual se le reconoce como hijo predilecto del distrito al “Pionero de la Aviación Militar”.

En el siglo XX, en la década del 50, sucede una masiva migración a la selva central, pues miles de colonos provenientes en su mayoría de la región andina, son atraídos por la demanda de mano de obra por el creciente “boom” del café, así como por la facilidad de hacerse de terrenos. Durante la Reforma Agraria, numerosas como prósperas haciendas son expropiadas por el Estado, dando origen a las cooperativas agrarias que fracasaron dando paso a la actual atomización de la propiedad rural y el decaimiento de la producción agrícola. El 24 de septiembre de 1977 fue creada la Provincia de Chanchamayo, según Decreto Ley Nº 2194, firmado por el Presidente de la República Francisco Morales Bermúdez. El distrito de San Ramón forma parte de la comprensión de la nueva provincia.

Desde 1990 para adelante, toda la selva central es sacudida por la presencia de Sendero Luminoso y el MRTA, lo que origina una rápida explosión demográfica de las ciudades y pueblos, como es el caso de San Ramón y Pichanaki, entre otros. Luego de casi una década, el retorno de los agricultores, a los caseríos y poblados se va dando lentamente; pero esta vez, la agricultura en general ha ingresado a una severa crisis, agudizando la pobreza en forma alarmante. Esto ocasiona que el quehacer económico de la población vea una alternativa en el turismo. En los últimos años, el crecimiento del flujo turístico tiene un incremento acelerado, debido a la cercanía a Lima, al buen estado de la infraestructura vial, el clima agradable, la enorme cantidad de recursos turísticos y a una creciente inversión privada en infraestructura y servicios turísticos.

Geografía

San Ramón es uno de los distritos más prósperos de la provincia de Chanchamayo. Es conocido como “La Puerta de Oro de la Selva Central”. Está ubicado a 15 minutos antes de La Merced y a una hora y media después de Tarma (siguiendo la carretera marginal de la selva) rodeado de cerros llenos de vegetación y propenso a muchas lluvias durante el invierno. Tiene una superficie de 591,67 km. Cuenta con varios anexos, entre los cuales destaca Naranjal, donde quedan aún vestigios de la Hacienda de dicho nombre. También mención aparte merece el sector denominado Campamento Chino, lugar que recuerda la presencia asiática en este distrito.

El distrito de San Ramón, se ubica en la Provincia de Chanchamayo, Departamento de Junín, en la República del Perú; la capital del mismo distrito está geográficamente ubicada entre las siguientes coordenadas: Latitud Sur 11º 08′ 25 y longitud oeste 75º 20′ 00; en la zona centro del Perú.

Limites

Norte: Distrito de Chanchamayo.

Sur: Provincia de Tarma y Distrito de Vítoc.

Este: Distrito de Chanchamayo.

Oeste: Provincia Tarma.

Extensión

El distrito de San Ramón abarca una superficie de 591,67 km2, que es el 12,53 % del ámbito de la provincia de Chanchamayo.

Altitud

La capital del distrito de San Ramón, se encuentra a 850 m.s.n.m.

Hidrología

Los ríos Tarma y Tulumayo cruzan el municipio de San Ramón desembocando en el río Chanchamayo. El distrito de San Ramón, cuenta con una amplia red hidrográfica compuesta por ríos y riachuelos que discurren formando caídas de agua y pozas a través de quebradas para luego desembocar a sus tres principales ríos: Tulumayo, Tarma y Chanchamayo. Estos ríos conforman la cuenca del Perené. Las personas, utilizan estos ríos como entorno paisajístico, alimentación humana y actividades recreativas.

Río Tulumayo

Etimología: significa “Río que lleva huesos”, del Quechua tullu, que significa hueso y mayo, río.

Origen: Nace de la unión de los ríos Comas y Uchubamba, en el sector de Chimay, entre los límites de las provincias de Jauja y Concepción.

Principales afluentes: Monobamba, Pacchón Grande, Tunquimayo, Aynamayo y Shimayacu.

Localidades importantes: distritos de Monobamba, Vitoc y San Ramón.

Río Chanchamayo

Etimología: significa “río torrentoso”, del quechua chanchacc, que significa salto o brinco y mayo, río (En Los ríos de la Amazonía – Antonio Brack).

Origen: Nace de la confluencia de los ríos Tarma y Tulumayo, en el distrito de San Ramón.

Longitud: 16 Kilómetros.

Principales Afluentes: Río Tulumayo, río Tarma, además dentro de los límites del distrito se encuentran los ríos Chunchuyacu y Santa Rosa.

Localidades Importantes: Discurre entre los sectores de Campamento Chino, Salsipuedes, Chunchuyacu y Puente Herrería.

Río Tarma

Etimología: nombre que deriva de la ciudad tarmeña.

Origen: Nace en la ciudad de Tarma

Longitud: ND

Principales Afluentes: En la comprensión del distrito se encuentra el río Yanango, rio Huacará, rio Oxabamba y afluentes menores.

Clima

Cálido Temperatura promedio: 23.00º Temperatura máxima: 30.00º Temperatura mínima: 15.00º
En enero del 2007, fuertes lluvias provocaron el derrumbe de un cerro que a su paso destruyó algunas zonas marginales y rurales del distrito, provocando numerosas muertes y elevado costo de daños materiales, el vecino distrito de Vitoc también resultó seriamente afectado.